martes, 25 de agosto de 2015

PGM1 - La Marca Cruzada del Correo Certificado


Pequeños Grandes Misterios (I)

La Marca Cruzada del Correo Certificado


Siempre se espera que la correspondencia sea entregada al lugar donde se envió y a la persona a la que estaba dirigida. Mucho antes de la revolución postal de Inglaterra ya se tenían problemas en estas dos premisas del servicio de correos.

En el clima político y religioso turbulento durante el reinado de María Tudor se encuentra la primera referencia a un sistema de registro de entrega en el Reino de Inglaterra en Londres en julio 1556 mediante el cual: “que el correo entre éste y el Norte debe ser de ellos mantened un libro de registro y entrada de cada carta que reciba, el tiempo de la entrega de los mismos a sus manos con los nombres de los grupos que lo pondrá a él, cuya manos que tendrá también a su libro, siendo testigo de la misma nota que se entregue”. Esto era más probable que se llevara a cabo para la seguridad del Estado en lugar de seguridad del Correo.

En 1603, se hizo otra Orden del Consejo por el que toda la correspondencia tenía que ser registrada. Este sistema fue en efecto un sistema de registro que se aplicaba a todos los artículos enviados a través del correo.

En 1680 el Londres Penny Post de William Dockwra, también se registraron todos los detalles sobre las cartas aceptadas para su posterior envío, pero a diferencia de la oficina general de correos, este servicio postal privado daba una compensación por las pérdidas.

La certificación de las cartas como se conoce hoy en día, se introdujo en 1841 en Gran Bretaña. La carta tenía que estar envuelta dentro de una hoja grande de papel verde, sobre ella se le escribía la dirección de la oficina de correos donde vivía el destinatario. 

La hoja verde fue utilizada como recibo y era devuelta a la oficina de origen después de la entrega. 

El 01 de julio 1858 la hoja verde fue reemplazada por una cinta de seda verde y poco después por una cinta de lino verde. 

En 1870 la cinta fue reemplazada por un cordón verde. Con la introducción de los sobres certificados de enteros postales en 1878 el cordón fue sustituido por dos líneas azules impresas que se cruzan por el centro.

Las líneas azules cruzadas han sobrevivido en cartas certificadas hasta la actualidad. El color puede variar de país en país sin embargo se ha vuelto un icono del correo certificado.

Francisco Omar Carrillo Quirós
Circulo Amigos de la Filatelia (CAF)
Lima, Perú

lunes, 24 de agosto de 2015

Sir Rowland Hill, El Hombre




El aumento de la alfabetización, la industrialización y comercialización de los productos en el vasto imperio británico en la época victoriana hizo que las reformas introducidas por Rowland Hill cambiaran la cara del servicio postal británico para siempre. Abrió lo que había sido un sistema complejo y costoso a un público mucho más amplio revolucionado para siempre el comercio y las comunicaciones. A continuación veremos un poco mas de este gran personaje tan relacionado con la vida de la filatelia.


Hill nació en Worcestershire, Inglaterra. El padre de Rowland, Thomas Wright Hill, fue un innovador en la educación y la política. A la edad de 12 se convirtió en un estudiante-profesor en la escuela de su padre; enseñó astronomía y ganó dinero extra arreglando instrumentos científicos. También trabajó en la oficina del análisis en Birmingham y pintó paisajes en su tiempo libre.

Reforma educativa

En 1819 se trasladó la escuela de su padre "Hill Top" a un barrio de ricos de Birmingham, como una "reflejo educativo de las ideas de Priestley". El objetivo de la nueva escuela era proporcionar un modelo para la educación pública para las clases medias emergentes, con el objetivo de la educación útil, centrado en el alumno que le daría el suficiente conocimiento, habilidades y comprensión para permitir que un estudiante continúe una auto-educación a través de una vida "más útil a la sociedad y más feliz de sí mismo”. La escuela, que diseñó Hill incluía innovaciones como un laboratorio de ciencias, piscina, calefacción y calefacción.

En sus planes para el Gobierno y Liberal Instrucción de Niños en Grandes Números extraídas de su experiencia (1822, cita a menudo como Educación Pública), argumentó que la bondad, en lugar de la flagelación, y la influencia moral, más que miedo, debe ser las fuerzas predominantes en la disciplina escolar. Ciencia iba a ser una asignatura obligatoria, y los estudiantes se iban a auto-controlar. Esta nueva escuela de Hill, Hazelwood ganó la atención internacional cuando el líder educativo francés y editor Marc Antoine Jullien, el ex secretario de Robespierre, visitó y escribió acerca de la escuela en la edición de junio 1823 de su revista Revue encyclopédique. Jullien incluso trasladó su hijo allí. Hazelwood impresionó tanto Jeremy Bentham que en 1827 se creó una rama de la escuela en el Castillo Bruce en Tottenham, Londres. En 1833, la Escuela original de Hazelwood fue cerrada y su sistema educativo se continuó en la nueva escuela en el castillo Bruce de la cual Hill seria director desde 1827 hasta 1839.

La colonización de Australia del Sur

La colonización de Australia del Sur fue un proyecto de Edward Gibbon Wakefield, quien creía que muchos de los problemas sociales en Gran Bretaña eran causados por el hacinamiento y la sobrepoblación. En 1832 Rowland Hill publicó un tratado llamado Colonias de Casa: bosquejo de un plan para la extinción gradual del pauperismo, y por la disminución de la delincuencia, basado en un modelo holandés. Hill sirvió a partir de 1833 hasta 1839 como secretario de la Comisión Colonizadora de Australia del Sur, que trabajó con éxito para establecer un asentamiento sin convictos en lo que hoy es Adelaida. El economista político, Robert Torrens fue presidente de la Comisión. En virtud de la Ley de Australia del Sur 1834, la colonia fue creada para encarnar los ideales y las mejores cualidades de la sociedad británica, modelados por la libertad religiosa y un compromiso con el progreso social y las libertades civiles. La hermana de Rowland Hill; Caroline Clark, su marido Francisco y su gran familia emigraron a Australia del Sur en 1850.

Vida posterior

Rowland Hill continuó en la oficina de correos hasta que el Partido Conservador ganó las elecciones generales de 1841. Sir Robert Peel volvió a la oficina el 30 de agosto 1841 y sirvió hasta 29 de junio de 1846. En medio de la controversia rencorosa, Hill fue despedido en julio de 1842. Sin embargo, el Ferrocarril de Londres y Brighton lo contrataron como director y posteriormente lo nombraron presidente de la junta nombrada entre 1843-1846. Durante su gestión bajó las tarifas entre Londres y Brighton, amplió las rutas, ofreció trenes de excursión especiales, e hizo el viaje más cómodo para los pasajeros. En 1844 Edwin Chadwick, Rowland Hill, John Stuart Mill, Lyon Playfair, el Dr. Neill Arnott, y otros amigos formaron una sociedad llamada "El Concejo de los Amigos" (Friends in Council), que se reunían en la casa de los miembros para discutir cuestiones de economía. Hill política también se convirtió en un miembro de la influyente Club de Economía Política, fundado por David Ricardo y otros economistas clásicos, pero ahora incluyendo a muchos poderosos empresarios y figuras políticas.

En 1846 el partido conservador dividido sobre la derogación de las Leyes del Maíz y fue reemplazado por un gobierno whig (Partido Liberal británico) dirigido por Lord Russell. Hill fue nombrado Secretario del Director General de Correos, y luego Secretario de la Oficina de Correos de 1854 hasta 1864. Por sus servicios Hill fue investido con el título de caballero, como Caballero Comandante de la Orden del Baño (símbolo de purificación de los caballeros) en 1860. Fue nombrado miembro de la Royal Society y galardonado con un doctorado honoris causa de la Universidad de Oxford.

Hill murió en Hampstead, Londres en 1879. Está enterrado en la Abadía de Westminster; hay un monumento a él en su tumba familiar en el cementerio de Highgate. Hay calles que llevan su nombre en Hampstead y el Tottenham. La Sociedad Real de Artes develó una placa en 1893 en el hospital de Hampstead.

Legado y conmemoraciones

Hill tiene dos legados. El primero fue su modelo para la educación de las clases medias emergentes. El segundo fue su modelo para un sistema postal eficiente para servir a los negocios y al público, incluyendo el sello y el sistema de tarifas postales bajas y uniformes, que a menudo se da por sentado en el mundo moderno. En esto, no sólo cambió los servicios postales en todo el mundo, también hizo el comercio más eficiente y rentable, a pesar de que tardó 30 años antes de que los ingresos de la Oficina de Correos británica recuperó el nivel que había estado en 1839.

En reconocimiento a sus contribuciones al desarrollo del sistema postal moderno, Rowland Hill está conmemorado en la Unión Postal Universal (Agencia de la ONU encargada de regular el sistema postal internacional). Su nombre aparece en una de las dos grandes salas de reuniones en la sede de la UPU en Berna, Suiza.

En Tottenham, al norte de Londres, ahora hay un museo de la historia local en el Castillo Bruce, incluyendo algunas exposiciones relevantes.

Los Premios Rowland Hill, fueron instituidos por el Correo Real Británico y el Fondo Filatélico Británico en 1997, son ​​premios anuales para filatélica "la innovación, la iniciativa y la empresa".

En 1882 la oficina de correos instituyó el Fondo Rowland Hill para trabajadores postales, pensionistas y dependientes en necesidad.

Francisco Omar Carrillo Quirós
Circulo Amigos de la Filatelia (CAF)
Lima, Perú

domingo, 10 de mayo de 2015

Philipp von Ferrary

EL GRAN COLECCIONISTA.


20 de mayo de 1917, Lausana – Suiza. Un taxi se dirige raudamente por la ciudad, con un compungido pasajero el cual medita sobre la última negociación por un raro material postal suizo que sostuvo con un caballero momentos atrás, ha fracasado. De pronto, le acaece un terrible dolor en el pecho y se desploma sin vida. Inmediatamente al dar parte a las autoridades se notifica que el afamado aristócrata coleccionista de sellos postales Phillpe Von Ferrary ha fallecido, ahora la más grande y valiosa colección de estampillas jamás reunida empezaría un viaje por otros destinos.
 
Ferrary nació el 11 de enero 1850, en el hotel de lujo Matignon en Rue de Varenne - París, donde permaneció hasta principios de 1917. Siguiendo el consejo de su madre empezó a coleccionar sellos a los diez años - en 1859 - adquiriendo en un comercio de Berlín las estampillas de Hanover que “…tenían la cabeza del rey…”, según él mismo contaba al relatar el comienzo de su afición. Después de la muerte de sus padres, se convirtió en heredero de una gran fortuna y títulos nobiliarios.
 
Esta era una época cuando los sellos postales empezaban a ser utilizados por diversos países del mundo e iniciaban su masificación, así que Phillipe vislumbró la idea de formar la colección de sellos postales más grande jamás conocida, obteniendo inclusive las estampillas más raras y costosas que existieran de todos extremos del mundo.
 
Tal vez su primera compra importante fue su adquisición en 1880  de la sustancial de acumulación filatélica del juez Philbrick en 8000 libras, que incluía la mayor parte de la colección de Sir Daniel Cooper, el primer presidente de la Sociedad Filatélica de Londres.

Ferrary gastaba en promedio unas 4,000 libras por año (unos 50,000 US$ actuales) en material filatélico según los registros de la casa Stanley Gibbons. Su fama se extendió y en su residencia de París empezó a recibir a muchos vendedores filatélicos, Ferrary raramente dudó o regateo en comprar alguna estampilla, a menudo pagando inmediatamente en oro, y en algunas ocasiones convirtiéndose en víctima de los estafadores, como resultado, estos sellos raros fabricados pasaron a ser apodados 'Ferraryties'.
 
El trabajo de selección, adquisición y cuidado del material que se presentaba a Ferrary era de tal magnitud que necesito ayuda en este menester, dicha tarea recayó en el comerciante francés Pierre Mahé quien lo apoyo como consultor o curador para examinar y mantener el orden en su colección desde 1874 hasta su deceso en 1913.

Conjuntamente tenía dos secretarios, que recibían un muy generoso salario: uno para cuidar de los sellos y el otro las tarjetas postales, sobres, y envolturas de periódicos. Ferrary tenía su propia habitación de sellos, amueblada con numerosos gabinetes y ventiladores. También poseía una extensa y colección de numismática.

Son pocos los coleccionistas de sellos que pueden dejarse de sentirse impresionados por el trabajo de Ferrary, muchas las piezas que reunió son simplemente legendarias.
  • Al menos siete de los sellos 'Post Office' de Mauricio de 1,847.
  • Un sello de 3 céntimos Sajonia y el sello de Baden en color equivocado de 1850.
  • El sello de 2 centavos de Hawai, conocidos como “Los misioneros” sin utilizar de 1856.
  • Ejemplares de los barquitos de Buenos Aires de 1858.
  • El Tre Skilling Amarillo de Suecia, una rareza y el 2do sello más caro del mundo hasta ahora.
  • La estampilla más cara del mundo hasta la actualidad, La Magenta de Guyana.

Guayana Britanica Post Office de Mauricio Barquitos de Buenos Aires
Magenta de Guyana ‘Post Office’  de Mauricio  Barquitos de Buenos Aires


En 1916 se fue de vacaciones al sur de Suiza, llevando consigo algunos álbumes de sellos, pero cuando quiso volver se enteró de que el gobierno francés le negó entrada al país. La razón de estas acciones fueron las simpatías pro-alemanas de Ferrary, así como su lugar de nacimiento (Austria), su ciudadanía suiza y, por último, sus frecuentes comentarios anti-franceses. El amor de Ferrary para la cultura alemana fue tan conocido como su mala actitud para cualquier cosa que fuera francesa (aunque esto no abarcaba a la gente – entre los cuales tenía muchos amigos)

Ante esta situación decide refugiarse en la neutral Suiza, sin embargo las autoridades francesas no le permiten trasladar más que el equipaje indispensable, debiendo abandonar su enorme colección filatélica (que suma ya cientos de álbumes y ocupa dos habitaciones) en la embajada austriaca en París.

Deseoso que su colección pudiera ser apreciada por el gran público, y consciente del impresionante valor de ésta, von Ferrary redacta su testamento y ordena allí que su colección se entregue al Museo Postal de Berlín (único de su clase en esa época), confiando que tal institución tomaría buen cuidado de ella.

Con su muerte y tras el fin de la guerra, el gobierno francés resuelve embargar toda la colección de Von Ferrary como "reparaciones de guerra" y rehúsa entregarla al museo postal berlinés. La casa Stanley Gibbons y Arthur Hind (otro famoso coleccionista de la época) ofrecieron cuantiosas sumas por hacerse del tesoro de Ferrary, sin embargo ambas propuestas fueron rechazadas.

El ignominioso destino de la colección fue el verse desembrada y subastada en 14 lotes entre los años 1921 -1925. Entre los compradores de sellos de la colección del Philipp Ferrary había muchos filatelistas bien conocidos de la época, incluyendo Liechtenstein, Baek, Hind, Allen, Caspari, Harmer, Burrus y Crocker. Recaudando un total de 30 millones de francos franceses de la época (unos 150 millones de dólares a la fecha aproximadamente)

Este gran coleccionista, a quien le debemos mucho por haber rescatado tantas rarezas, fue honrado en un sello postal emitido por Lichtenstein en 1968 en la serie pioneros de la filatelia.


Francisco Carrillo Quirós
Circulo Amigos de la Filatelia (CAF)
Lima, Perú

lunes, 16 de marzo de 2015

Correo Enlatado


Una lata, un correo, una sorpresa. A finales del siglo XIX vastas regiones aún permanecían inexploradas. No había mayor desafío que el movimiento de personas y bienes a lo largo del basto océano que une los continentes de Asia, América y Oceanía. En la isla de Niuafo'ou en el extremo más septentrional del reino de Tonga en Polinesia, cerca de Samoa y Fiji se desarrolló un curioso método de transporte de la correspondencia.

Con forma de una Rosquilla (Donout), rodeada de grandes acantilados de lava, dominada por un indomable volcán que de tanto en tanto entra en actividad barriendo todo a su paso, y un gran banco de arrecifes de poca profundidad, no hay manera (hasta la actualidad) que embarcaciones de gran calado o inclusive bote a remos puedan atracar cerca de la costa ni permite la construcción de algún puerto.

En 1882, el administrador de una plantación australiana en la isla, William Travers sintió que se encontraba abandonado a su suerte en esta remota locación del pacifico, a lo lejos veía como los barcos mercantes y de pasajeros pasaban de largo sin poder acercarse a la isla, de modo que solo veían un barco dos veces por año acercarse lo suficiente para trasbordar algunas mercaderías.

Se las ingenió para escribirle a la administración postal de Tonga para pedirles permiso de enviar
su correspondencia en una lata de galletas de barco de 40 libras, y encargar al capitán de uno de los buques de la Union Steamship Company que comercian de manera regular entre las islas, el manejo y envío cuando pasaran por la isla de camino entre Suva y Fiji.

Cuando el capitán hacía sonar la sirena del barco, se enviaría a un nadador a recoger la lata con la correspondencia nueva y entregar el correo saliente.

Pero, no crean que esta era una tarea fácil! Con fuertes corrientes marinas  y las distancias de más de kilómetro y medio, esto significaba que para recuperar el correo tendrían que tener que nadar hasta 6 horas!

Sistema de nado isleño conocido como falukuluku consistía en lleva un vara corta con la cual podían flotar y pescar. Para el transporte de la correspondencia a los navíos se ataba a en un extremo la correspondencia en un papel a prueba de grasa y se transbordaba a través de una lata de galletas de unas 40 libras.
 

 

El sistema se volvió muy popular luego que Aurthur Tindall se estableció como comerciante en la isla algunos años más tarde, la usanza se convirtió en una tradición y pronto empezaron a llegar los barcos de pasajeros sólo para ver esta increíble forma de entrega de correo.

Walter George Quensell vio el valor filatélico por este método único de entregar el correo y produce sellos de goma en diferentes idiomas que dicen "CORREO EN BOTE DE LATA" (TIN CAN MAIL) que comenzó a ser aplicado a todas las cartas salientes - más de un millón y medio a 148 diferentes países, afirmaba el mismo Quensell.

De esta manera Quensell hizo conocida la isla Niuafo'ou mundialmente como ISLA DE BOTE DE LATA (TIN CAN ISLAND). Los isleños se beneficiaron en gran medida del interés que este curioso sistema generó porque, en lugar de un barco visite la isla una vez al año para recoger la cosecha de la copra, ahora tenían visitas de cruceros hasta dos veces a la semana. Estos trajeron, no sólo el correo, periódicos y revistas,  sino también carne fresca y verduras así como noticias del mundo exterior

En 1921 Charles Ramsey tomo la posición de administrador de la plantación, encontrándose en la misma posición que Travers; el mismo tomo la responsabilidad de entregar y recoger la correspondencia haciendo 118 viajes de día y de noche. En el último de ellos luego de recoger la lata se encontró con un gran tiburón, quedando severamente herido y produciéndose su deceso días después.

Este incidente trastornó la forma de recoger la correspondencia, obligando a las autoridades de Tonga el exigir que se usara una canoa, la cual se arrojaba desde los acantilados para luego los aldeanos lanzarse y alcanzarla, para luego remar hasta el barco que traía el correo. Este método apenas era menos peligroso que el anterior y hay evidencia que señala que los bravos nadadores siguieron desafiando al embravecido mar lleno de tiburones. Se cambió el sello a “CORREO EN BOTE DE LATA POR CANOA”, pero este sello no duro muchos años.

 


No fue sino hasta 1962 que la línea de Matson, respondiendo a las súplicas de los isleños, resucitó el TIN CAN MAIL, matasellando la correspondencia a la vieja usanza y luego de algunos arreglos se volvió a este curioso método de entrega a cargo del jefe Niaufoóu, Hon Noble Fusitu'am, el administrador postal-no oficial, el cual salía en su canoa verde y rosa con motor fuera de borda para entregar y recoger el correo de los barcos de pasajeros Matson.

 

Este método de entrega de correo se prolongó durante más de 100 años y sólo terminó en 1983, cuando un pequeño aeropuerto (aeródromo) fue construido en la isla. No obstante, la historia del correo enlatado va a vivir para siempre con sellos especiales de Niuafo'ou - creado por los servicios postales Tonga -, y en las manos de muchos coleccionistas que tienen la suerte de tener una carta con el sello "TIN CAN MAIL".

Francisco Carrillo Quirós
Circulo Amigos de la Filatelia (CAF)
Lima, Perú

El origen del TIN CAN MAIL, se describe en el libro de Tin Can Island por CS Ramsay y cP Plumb, Hurst y Blackett, 1938